Infancia y adolescencia

Infancia

La infancia es la etapa comprendida entre el nacimiento y la adolescencia y juega un papel vital y activo para el desarrollo de las personas. Una buena buena salud bio-psico-social en esta etapa facilitará que las niñas y los niños puedan crecer con más recursos, habilidades y capacidadas para afrontar la vida con mejores destrezas y, en definitiva, a ser más felices.

Las áreas de intevención principal como psicólogo infantil son:

  • Abordar los problemas de conducta.
  • Facilitar la adaptación a la guardería o en el colegio.
  • Reforzar habilidades sociales.
  • Aprender a tener amigas y amigos.
  • Resolver problemas emocionales.
  • Superar dificultades de aprendizaje.
  • Mejorar las relaciones familiares.
  • Reeducaciones.

Adolescencia

La adolescencia es aquella etapa comprendida entre el final de la infancia, marcado por el inicio de la pubertad, y el inicio de la vida adulta, es decir, cuando los cambios significativos físicos y psicológicos se han completado en el desarrollo del organismo.

Esta época de transición está caracterizada por la búsqueda del sí mismo y de la propia identidad. Lo más frecuente es que los adolescentes tomen distancia de sus madres y sus padres y busquen más cercanía con sus iguales (amigocontactos, compañeros, etc.). Este tránsito entre la infancia y la vida adulta puede venir marcado por incertidumbre, conflicto y, sobretodo, cambio.

Los ámbitos principales de intervención como psicólogo de adolescentes són:

  • Mejorar las habilidades sociales (aprender a relacionarse; distinguir las personas que nos hacen sentir bien y nos convienen de aquellas personas que nos hacen daño o nos hacen sentir mal).
  • Superar las dificultades de adaptación a nuevos centros escolares, institutos o entornos.
  • Abordar los problemas de conducta.
  • Prevenir las relaciones de pareja abusivas y las relaciones sexuales de riesgo.
  • Prevenir el consumo de sustancias (drogas) y concienciar sobre sus efectos nocivos sobre la salud (prevención de drogas en los jóvenes).
  • Promover hábitos de vida saludables.
  • Realizar orientación psicopedagógica.
  • Acompañamiento en la aceptación de sexualidades no normativas (homosexualidad, bisexualidad, etc).